martes, 30 de mayo de 2017

Club de lectura - 2 Corintios capítulo 1


Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Timoteo el hermano, á la iglesia de Dios que está en Corinto, juntamente con todos los santos que están por toda la Acaya:
Gracia y paz á vosotros de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.
Bendito sea el Dios y Padre del Señor Jesucristo, el Padre de misericordias, y el Dios de toda consolación,

Mateo 26:64

Esta mañana el devocional me ha llevado a meditar en este versículo y como en el juicio ante el sumo sacerdote Jesús contestó no mirando sus circunstancias de ese momento sino en el futuro, en su victoria en la cruz, en su resurrección y exaltación, en tu salvación y en la mía.
¿Y qué de mí y mis circunstancias actuales? Me quedo hundid en mis dificultades del día o pongo mi mirada en Cristo y creo y confío que a los que aman a Dios todo, y dijo todo le ayuda a bien?
Señor, gracias por la fe, gracias por la eaperanza, gracias que en ti hay futuro halagüeño para tu pueblo. Siempre creeré que esta leve tribulación pasajera producirá en mí un mayor y eterno peso de gloria. Te amo Señor, tus planes son mejores que mis planes.
Te animo a reflexionar conmigo:
¿Con qué frecuencia piensas en Dios durante el día, aparte de los domingos? ¿De qué forma la Palabra de Dios impacta tu perspectiva sobre tus actividades e interacciones diarias? En otras palabras, si la Biblia fuese un par de lentes, ¿cómo afectaría tu perspectiva diaria de las situaciones y las relaciones? ¿cuál sería tu perspectiva de las personas si vieras todo bajo la administración de Dios?
Charles R. Swindoll