domingo, 28 de mayo de 2017

Proverbios 14:32 - Mashal 148

Principios sabios que transformarán tu vida: Mashal 148 - Proverbios 14:32

Nos encontramos ante el final definitivo de las personas. Muchos creen que el final es la muerte y viven vidas desenfrenadas por aprovechar al máximo el tiempo  en la tierra, otros viven vidas a su parecer piadosas pero sin considerar más allá del fin. Y otras personas entregan sus vidas al Hacedor, se reconocen pecadores en este mundo y aceptan el sacrificio de Cristo en la cruz para sus vidas y caminan según las directrices no de nadie sino de Dios, se dedican a leer y obedecer las Escrituras. De su comportamiento en este mundo dependerá el final de nuestra vida porque es más allá que la muerte física, hay vida eterna, solo que no todos estarán en el mismo lugar. ¿Dónde estarás tú? El justo tiene esperanza en su muerte, pasar la eternidad con Dios.

#Biblia #Dios #Jesucristo #Proverbios #Sabiduria #Mashal

Tú has dicho..

Esta es la vía segura de prevalecer con el Señor en la oración: podemos recordarle humildemente lo que Él ha dicho. Nuestro Dios fiel nunca se retractará de Su palabra, ni la dejará sin cumplimiento; sin embargo, Él quiere que Su pueblo le pida y le recuerde Su promesa. Esto es un refrigerio para la memoria del pueblo, es un avivamiento a su fe, y una renovación de su esperanza. La palabra de Dios es dada, no para Su beneficio, sino para el nuestro. Sus propósitos están establecidos, y no necesita nada que lo obligue a Su designio de hacer el bien a Su pueblo; pero Él da la promesa para nuestro fortalecimiento y consuelo. Por esta razón Él desea que argumentemos la promesa, y que le digamos: “Tú has dicho.” C.H.Spurgeon

Club de lectura - 1 Corintios capítulo 15


15 ADEMAS os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;
Por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.
Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo fué muerto por nuestros pecados conforme á las Escrituras;

por el pobre ....

Por el pobre todos pasan los ojos como de corrida, y en el rico los detienen.

El Quijote
Miguel de Cervantes Saavedra