martes, 7 de marzo de 2017

Proverbios 12:3 - Mashal 66

Principios sabios que transformarán tu vida: Mashal 66 - Proverbios 12:3

¿Quieres ser alguien cuya vida sea firme? Sería ridículo que alguien dijera que no,  que prefiere la inestabilidad en su vida. El hombre, en general quiere estabilidad en su vida, familia, trabajo. Incluso cuando algunas personas quieren una vida un poco loca, quieren estabilidad en algún área de sus vidas, su amistades por ejemplo. La palabra hoy nos dice que la impiedad no traerá estabilidad a nuestras vidas, sino que lo hará la justicia. Los justos dicen que tienen raíces que harán que la persona no sea movida. Y esto se notará sobre todo cuando vengan tempestades difíciles de llevar en la persona, la que tiene una raíz firme permanercerá. Busca la justicia en tu vida, traerá estabilidad

#Biblia #Dios #Jesucristo #Proverbios #Sabiduria #Mashal

Club de lectura - Evangelio de Lucas capítulo 1



Habiendo muchos tentado á poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas,
Como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron por sus ojos, y fueron ministros de la palabra;
Me ha parecido también á mí, después de haber entendido todas las cosas desde el principio con diligencia, escribírtelas por orden, oh muy buen Teófilo,
Para que conozcas la verdad de las cosas en las cuales has sido enseñado.
Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la suerte de Abías; y su mujer, de las hijas de Aarón, llamada Elisabet.

Filipenses 4:6

Comencemos la mañana con una oración de Jhon Boys que quiero hacerla mía y que usted también la oréis. "Oh Señor, toca Tú los montes y que humeen; toca nuestros labios con una brasa de tu altar, y de nuestra boca brotará tu alabanza. Golpea, Señor nuestros corazones duros como pedernal, con el martillo de tu Palabra, y ablándalos con las gotas de tu misericordia y el rocío de tu Espíritu; hazlos humildes, tiernos; de carne, circuncidados, blandos, obedientes, nuevos, limpios, quebrantados, y luego, un corazón contrito y humillado no despreciarás Tú, oh Dios".