martes, 10 de enero de 2017

proverbios 10:10 - Mashal 10

Principios sabios que transformarán tu vida: Mashal 10 - Proverbios 10:10

Hoy Salomón nos aconseja acerca de dos actitudes que traen dificultades a nuestras vidas:
La primera es guiñar el ojo aprobando la maldad. Creemos que por guiñar un ojo, por callarnos ante la maldad de otro no va a pasar nada pero la escritura es clara, acarrea tristeza. Para mí, que considero la fidelidad tan importante, es no solo triste sino doloroso, porque me revela el poco valor que tiene mi vida y relación para esa persona que calla y con ello aprueba la maldad del otro.
La otra cosa de la que nos aconseja hoy Salomón es acerca de la persona charlatana, aquella persona que en realidad tiene una conversación necia, loca dice que será castigada, derribada y es que muchas veces por hablar sin ton ni son dicen muchas tonterías, se meten en problema e hiere.
Seamos libres de esas dos cosas que solo perjudicarán nuestras vidas.

Club de lectura - Evangelio de Mateo capítulo 10

Entonces llamando á sus doce discípulos, les dió potestad contra los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y sanasen toda enfermedad y toda dolencia.
Y los nombres de los doce apóstoles son estos: el primero, Simón, que es dicho Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo, hijo de Zebedeo, y Juan su hermano;
Felipe, y Bartolomé; Tomás, y Mateo el publicano; Jacobo hijo de Alfeo, y Lebeo, por sobrenombre Tadeo;

Hechos 1:8 imagenes promesas de Dios

Dios a través de Pablo en la carta a los corintios nos anima a pedir a Dios de los dones. El autor de los Hechos nos relata como el mismo Jesús dijo que el Espíritu Santo vendría para ungirnos con poder. ¿Para qué viene  el Espíritu Santo con sus dones, con su poder a nuestras vidas? Nos dice, para ser testigos. Cuán importante nuestro testimonio. El Espíritu Santo no viene con dones y poder para que nos sintamos más importantes, ni mejores, sino para tocarnos y transformar nuestro testimonio. Para que seamos unos testigos santos. También nos dice que no es solo para un cambio en nosotros sino para ser testigos, hablarles a la gente acerca de Jesús, no de otras cosas, sino de Jesús, en todas partes.
Que seamos buenos evangelistas. Compartamos con alguien de nuestra fe hoy.