jueves, 5 de enero de 2017

proverbios 10:5 - Mashal 5

Principios sabios que transformarán tu vida: Mashal 5 - Proverbios 10:5

Nuevamente nos encontramos hoy con el perezoso, dice el versículo el que duerme cuando es tiempo de siega. Dios a través de Salomón nos ha querido resaltar nuevamente este problema, así que debemos estar atentos a la pereza para que no tome lugar en nuestras vidas.
Hoy quisiera resaltar otra parte del versículo, nos dice que es tiempo de segar. Debemos ser entendidos en los tiempos, cuando  es tiempo de sembrar, pero también muy importante, si estamos sembrando, lo natural es que haya un tiempo de siega, de recoger los frutos y debemos reconocer ese tiempo y ponernos manos a la obra, recolectando la cosecha. ¿Será que perdemos los frutos porque no somos entendidos? ¿Será que invertimos muchas semillas y semillas sin pararnos a pensar que debemos cosechar? Muchas veces, la cosecha la traído Dios y no hemos hecho nada, no hemos segado y por ello, hemos perdido el hábito de segar, perdiendo mucho.
Busca de Dios y pregunta cuál es el tiempo en el que estás, no duermas perdiendo lo que arduamente has trabajado. Si estás en tiempo de cosecha ponte a ello, ora, reclama el fruto.
Que Dios os bendiga con gran cosecha

Club de lectura - Evangelio de Mateo capítulo 5

1 Y viendo las gentes, subió al monte; y sentándose, se llegaron á él sus discípulos.
Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo:
Bienaventurados los pobres en espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los que lloran: porque ellos recibirán consolación.

Isaías 41:10 imagenes declaración de fe


Esta mañana me levanté con gran debilidad física, tanto que me costaba escribir en mi diario, pero en el devocional que leo, Dios me dio esta hermosa promesa: Él me dará de su fuerza, Él me ayudará. Esta palabra ha traído gran ánimo a mi vida, porque puedo estar sin nada de mi fuerza pero tengo seguro que el Dios Todopoderoso me infundirá la ayuda que necesito hoy y cada día. 
Gracias Señor porque Tú me fortaleces, me ayudas, me animas. Gracias por tus palabras que traen gran ánimo y descanso a mi vida, gracias por tu inmenso amor por mí.