sábado, 17 de septiembre de 2016

Club de lectura - Salmo 135

135 Aleluya. 

ALABAD el nombre de Jehová; Alabad le, siervos de Jehová;
Los que estáis en la casa de Jehová, En los atrios de la casa de nuestro Dios.

Dios está con su pueblo en cada etapa de la vida - Salmo 68:1-18


Estos días atrás, mientras leía el devocional sentí en lo más profundo de mi ser que tenía el privilegio de poder conocer a Dios, que no hay nada que se pueda comparar a eso, que no hay mayor privilegio, mayor beneficio a obtener. Soy privilegiada por tenerle como mi Dios y Señor, como mi Padre y Maestro, como mi Salvador y Sanador. Podría seguir diciendo quien es Dios para mí, para nosotros y no acabaría

Hoy meditaremos en un salmo excelente, considerado como uno de los monumentos más antiguos de la poesía hebrea, es a su vez de gran excelencia y muy difícil de interpretar en algunos puntos. 

Va a celebrar la presencia perpetua de Dios con su pueblo, algunos puntos del camino de Jesús entre su pueblo y su ascenso a la gloria, así que nos enfrentamos a un gigante y en humildad pedimos a Dios que nos dé revelaciones y que nos hable a través de su palabra. Pedimos al Espíritu Santo discernimiento espiritual, porque el texto habla de batallas, batallas en el terreno natural y batallas en el espiritual y cómo Dios ayudó a su pueblo. De la misma manera, pedimos que nos enseñe para nuestras batallas diarias, para que podamos ver bien no solo lo que enfrentamos sino a quienes tenemos a nuestro lado, Dios y su ejercito y las armas con las que contamos.