viernes, 4 de septiembre de 2015

Guía para ser una influencia de bendición - 6 Prohiciones y sus razones - Proverbios 3:27-35



En esta porción encontramos seis prohibiciones y las razones por las cuales Salomón nos las comparte.

No detengas el bien de sus dueños, Cuando tuvieres poder para hacerlo.
No digas á tu prójimo: Ve, y vuelve, Y mañana te daré; Cuando tienes contigo qué darle.
No intentes mal contra tu prójimo, Estando él confiado de ti.
No pleitees con alguno sin razón, Si él no te ha hecho agravio.
No envidies al hombre injusto, Ni escojas alguno de sus caminos.

Primera," no detengas el bien de sus dueños, cuando tuvieres para poder hacerlo". Vemos el caso de alguien a quien deberías ayudar y teniendo el poder para hacerlo no lo haces. La Escritura es clara en este asunto.


Romanos 13:7 nos dice
 Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra

Sería ingratitud si estás usando algo de alguien o a alguien y te pide ayuda o lo que le corresponde y te niegas a hacerlo,

Los impuestos no son tuyos, son del gobierno y si has cobrado el salario por tu trabajo, da lo que te corresponde. Así también con los diezmos, no son ni tuyos, ni de otros, son de Dios así que como enseña su palabra. llévalos al alfolí. El sueldo de tus trabajadores no es tuyo, no lo retengas. Así también no te niegues a dar honra, respeto, amabilidad al que es merecedor de ello.

Segundo, "no digas a tu prójimo: ve y vuelve, y mañana te daré; cuando tienes contigo que darle". Sería indiferencia hacia tu vecino, compañero, amigo que viendo y conociendo su necesidad no lo socorrieras. Además no es darle un no rotundo, sino es un aplazamiento de la ayuda para darla cuando quizás ya es demasiado tarde.

Hoy es el día para ser solidario, para ayudar, para bendecir. 

Tercero, "no intentes mal contra tu prójimo, estando él confiado de ti". Hay relaciones que se convierten en cercanas, en profundas, llegando la persona a tener confianza en ti, loo que conlleva descanso. Sabes que está ahí, cercana, que puedes contar con ella, con su ayuda.

Por eso esta prohibición me parece tan importante porque cuando se daña a una persona que confía en uno, daña una relación que ha costado crear. El dolor es intenso porque nunca lo hubieses esperado y la reconstrucción de esa relación es larga y muchas veces imposible.

Ama a tu prójimo, cuando amas realmente buscarás el bien y nunca intentarás mal contra él.

Cuarto, "no pleitees con alguno sin razón, si él no te ha hecho agravio". No comiences una pelea sin razón, no acuses falsamente a nadie, No debemos llevar ante un juicio a alguien si sabemos que no tenemos razón para ello. Esto es actuar de manera injusta y querer salir justos. ¿Cómo el hijo de Dios que debe hablar la verdad se para a hablar mentiras para dañar a otros?.

Quinto, "no envidies al hombre injusto". Un salmo que me gusta es el salmo 37 y allí habla de ese error. ¿Cómo un hijo de Dios puede envidiar al hombre injusto? No hay mayor bendición en este mundo que ser hijo de Dios, una persona renovada y justificada por Cristo, que tiene el privilegio de saberse templo del Espíritu Santo, que es el amado del Señor ¿habrá mayor privilegio? Sabes, cuando miras todo a la luz de la eternidad, qué puede ser mejor que llegar ante la presencia del Altísimo como su hijo, qué será mejor que compartir con Él la eternidad, qué será mejor que estar allí con personas salvas porque has compartido con ellos el mensaje de salvación. Podría continuar pero no lo haré, solo te diré: no tienes nada que envidiar al impío.

Sexto, "no escojas algunos de los caminos del hombre injusto". Muchas veces perdemos de vista nuestra realidad y miramos los caminos del injusto y decidimos ir por el mismo camino, pero sabemos cual es el fin de ello.

Decide escoger el camino angosto. San Mateo 7:14 nos dice 
Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva á la vida, y pocos son los que la hallan
¿Cuales son las razones para esta exhortación? Tus decisiones y acciones tendrán una consecuencia ya sea para bien o para mal. No puedes actuar mal y esperar la bendición de Dios.

Nos va a dar cuatro razones.

Primera, nos dice que Dios siente un fuerte rechazo por los impíos. Dios detesta la maldad y a aquellos que la practican, mientras que ama y comparte sus razones más profundas con los que actúan con rectitud. Para ellos son sus secretos.

Segundo,  tu hogar va a ser afectado por tus acciones. Esto es una verdad muy evidente. Si miramos a nuestro alrededor vemos familias totalmente destruidas a causa de sus actos de impiedad mientras que vemos a familias unidad y bendecidas incluso en la adversidad. Dios promete bendecir la morada del justo.

Tercero. Dios de opone al orgulloso mientras que su favor, su amor profundo e inagotable es para con los humildes. 

Cuarto, los necios serán avergonzados  mientras que Dios honrará a aquel que actúa en justicia, con sabiduría de lo alto,