lunes, 17 de agosto de 2015

Salmo 23 - El Señor es mi pastor

David comienza reconociendo a quien le pertenece, ya no somos, no pertenecemos al mundo, le pertenecemos al Señor, al Rey de Reyes, al Señor de Señores. Pero no es con estos nombres que David quiere elogiar a su Señor, sino que quiere reconocerle como el Pastor.
Jehová-Rohi y nadie mejor que un pastor para hacernos entender lo que realmente significa. Recordemos que cuando Dios llamó a David, Samuel lo encontró pastoreando las ovejas de su padre, nos cuenta que había peleado contra leones y osos para proteger la vida de su rebaño (1 Samuel 17:34).


No sé si es tu pastor, no sé si es el pastor de alguien más, pero lo que sé es que es mi pastor ¿puedes declarar que dependes totalmente de la provisión guía y guarda de tu Pastor?.

En Juan 10:14-18 Jesús dijo soy el buen pastor, que conozco a mis ovejas y pongo mi vida por ellas. Puedes descansar en eso. El que un día  entregó su vida por ti, ¿no cuidará de la mejor forma de ti?. Si Él es tu Pastor, ¿qué tipo de oveja eres, de las que confía y depende de su Pastor o quizás eres inquieta, descontenta y rebelde?.

Este es un salmo de alabanza, de reflexión pero también de decisión. Decídete hoy a entregarle tu vida al completo a Jehova-Rohi. Decídete a depender totalmente de Jehová-Rohi.

Nada me faltará y es que mi Pastor, es Jehová-Jireh, el Dios que provee a su pueblo de lo que necesita alimento, cuidado, dirección, instrucción. No carecemos de nada. 
Cuando Jesús nos enseña a orar, Mateo 6:9-13, nos dice que debemos pedir el pan nuestro de cada día ¿le has pedido hoy a Dios tu porción, no solo de alimento natural sino también para el espíritu? Si es así confía en Él. Confía en el Altísimo para tu provisión diaria.
¡Qué mejor pasto que su Palabra! Las Santas Escrituras son el mejor manjar que jamás podríamos soñar, nunca se agotará. Dice el Salmo 119:103 ¡Cuán dulce a mi paladar es tu palabra, en mi boca es más dulce que la miel!
Este versículo da imagen de paz, de seguridad, de quietud donde podemos encontrarnos con Jehová-Shalom, el Dios de paz. Dios quiere que descanses, que te apropies de su Palabra y confíes en ella.
Interesante es que las ovejas no se echan si tienen temor, así que si se echan a descansar, es que está libres de ellos. En su Palabra podrás encontrar el verdadero descanso porque ella sacia tu alma y destruye todo temor, te mantiene sano.
Dios quiere que descanses en Su Palabra, pero también quiere conducirte, quiere guiarte, pastorearte y lo hará junto a aguas de reposo.
Las ovejas han de comer y beber para poder vivir así que es importante el lugar donde han de beber. Tener un lugar de aguas de reposo también trae una imagen de paz, ya que aguas turbias traerían temor a las ovejas.
El Pastor quiere confortar a toda oveja. Hay momentos en el cual la oveja necesita restauración y nadie mejor que el mejor de los médicos Jehová-Rafa aquel que sana y quiere curar rodas tus heridas.
Dios quiere darte dirección, guía pero no en cualquier camino sino una dirección correcta y sana. Y dice, literalmente, por causa de su nombre. El Pastor también quiere revelarse a tu vida como Jehová-Tsidkenu, Dios es mi justicia. Dios es un Dios justo y quiere llevarte por caminos de justicia.
Dios me guía no por quien soy sino por quien es Él. Si el Dios de justicia se ha comprometido a guiarte, ¿qué has de temer?. Además hoy puedes vivir de acuerdo a los principios y valores de la justicia divina.
En medio de pastos delicados y de valles de sombra de muerte, Él estará para confortarnos y guiarnos.
Hace años, vi una foto de las ovejas pasando por un gran desfiladero, iban en el cambio a nuevos pastos y a esto se refiere este versículo cuando pasan por los valles. El miedo que sienten ante la inseguridad, los peligros, el haber dejado lo conocido para ir hacia lo que no saben.
Muchos usan este salmo para el día de un funeral y en cierto modo es lógico porque él ha partido, ha pasado de un lugar cómodo y conocido hacia el nuevo lugar con nuevos pastos, a una tierra mejor preparada, elegida por el pastor para ellos. ¡¡Aleluya!! Un día haremos ese camino hacia nuestra nueva casa, el cielo  y no tendremos temor porque nuestro Dios Soberano nos ha librado del temor a la muerte, lo que nos espera es glorioso. ¡¡Aleluya!!
En el último día quizás veremos sombras, inseguridades, pero todo caerá en Su presencia. El Soberano ha prometido estar acompañándonos, ofreciendo su vara y su cayado para infundirnos aliento.
¿Cuál es según este versículo la promesa por la cual no he de temer en el último día cuando pase a estar con Él por la eternidad? Porque el Señor estará. ALELUYA
Además de la muerte, representa como decíamos en las ovejas lo desconocido. Ante cualquier duda e incertidumbre en el camino que te lleva el Señor puedes decir confiado "Tú estás". Cuando las sombras vengan a querer perturbarte, recuerda, son solo sombras y a las sombras no hay que temerlas porque nada pueden hacer y además con Él somos más que victoriosos.
La vara y el cayado son las herramientas que usa el pastor para cuidar las ovejas. La vara sirve para la defensa y el cayado es lo que usa para sostener y conducir. También para disciplinar.
Las ovejas tienen enemigos, les llama angustiadores y es normal, toda oveja verdadera tendrá enemigos pues su Pastor tiene enemigos, pero el Pastor va a poner una mesa, un banquete para ti delante de ellos.
Las ovejas sufren mucho con los parásitos , las moscas que revolotean pueden llegar a matarlas. Las ovejas llegan a golpearse y algunas incluso corren de un lado para otro desquiciadas. Así que en el tiempo de moscas se suele echar como ungüento de aceite en las cabezas para ahuyentar a los insectos. Dios viene ungiéndote para que esas pequeñas cosas que te fastidian no lleguen a desquiciarte, a ponerte de los nervios, no se acerquen a ti. Cuando las veas llegar, pide a Dios por su unción, pide que su Espíritu nunca deje de ungirte para que las moscas, pequeñas cosas, no te hagan perder el control.
También se unge con aceite cuando hay peleas entre el rebaño, así cuando chocan no se hacen daño porque resbalan. La unción del Espíritu nos libra de parásitos y de fricciones.
Y además llenará a rebosar tu copa de gozo. Nos muestra a un Pastor que cuida de cada detalle y que nos da en abundancia.
Finaliza el salmo con quizás el menos oído de los versículos y el más deseado. Comienza con una declaración tremendamente importante. Dice que el bien y la misericordia de Dios le perseguirá cada día. Suceda lo que suceda, hoy, mañana y en el futuro puedo estar confiada, en Él estoy completamente segura. Y termina con una declaración hermosísima y llena de esperanza, moraré por la eternidad con Dios.
La comunión con Dios nunca terminará. ¡Aleluya!
Que Dios te bendiga



#Dios #Biblia #Salmos #PromesasDeDios



Bibliografía:


Santa Biblia - Versión Reina Valera 1909
Comentario Bíblico Mattew Henry
Comentario Mundo Hispano - Salmos
De lo profundo Señor, a ti clamo . Dr. Samuel Pagán
El Tesoro de David - C.H. Spurgeon