domingo, 15 de febrero de 2015

Salmo 119:9-16 BETH ¿Cómo ser limpios?

Continuamos con este recorrido por el salmo 119, hoy llegamos a la segunda estrofa BETH.

Te animo a escuchar los versículos que forman esta estrofa y un brevísimo consejo.



Continuamos con nuestro estudio

¿Con qué limpiará el joven su camino?

Una pregunta importante para cada uno de nosotros.Refleja el corazón del salmista y también su conocimiento de las verdades bíblicas y de su vida.

El hombre peca y debe limpiarse

¿Cuántas personas nunca avanzan porque no llegan a reconocer que han pecado, o están pecando y deben cambiar?

¿Cómo? dice el salmista, ¿Es posible vivir vidas limpias? El salmista nos lo dice muy claramente


 GUARDA SU PALABRA.

Es la obediencia a Su Palabra que te limpia y mantiene limpio.

En los próximos versículos vemos algunos consejos para poder hacerlo.


1.- BUSCA A DIOS
¿pero de cualquier manera? El salmista dice "con todo mi corazón", es decir, con todo lo que soy, con sinceridad, con integridad.

Y aún así, tremendo, el salmista dice "no dejes que me desvíe". Debemos entender y reconocer que podemos desviarnos. Me viene a la mente Mateo 26 y la negación de sus discípulos. Pedro dijo: eso es imposible pero no lo fue, ¿Debemos vivir en temor porque quizás me aparto? NO, pero ojo, cuidado con creer que soy demasiado fuerte para ser desviado, porque es en ese momento que ya voy en declive. Sería bueno rogar al Señor que nos ayude a no desviarnos.


 2.- MEMORIZA LA ESCRITURA

Solo la Palabra de Dios puede conservarnos puros.

El salmista nos dice que es en el corazón donde debo guardar la Palabra para no pecar. Muchas veces la tenemos grabada en la memoria pero no en el corazón. Es decir, es mucho más que un saber de memoria, es ser consciente de cada palabra de cosa.

Dios no me hará santo contra mi voluntad, sino con mi cooperación. ¿Y cómo sabré cómo actuar en cada situación si tengo desconocimiento?.

Ojo, el desconocimiento no me exime de pecado. Ya lo dice la Palabra, e incluso la ley de mi país. El desconocimiento de una ley no me exime del castigo si voy contra ella,

Entonces, busca aprender, atesorar en tu corazón la ley de Dios con un objetivo claro, NO PECAR CONTRA DIOS. No es para saber mucho, ni más que otro, para hacer competiciones entre hermanos, NO, es para obedecerla.


3.- ADÓRALE Y PIDE CONOCER MÁS

"El que ama a Dios siempre querrá aprender más de Su Palabra".

¡Cuanto más conocemos, más anhelamos conocer, más nos enamoramos!.

Es por ello que adoramos y pedimos "enséñanos más" porque entendemos que sus leyes son sus normas para mi bien, mi provecho, mi bendición.

¡Qué bendición es que Dios mismo nos enseña!. Gracias Espíritu Santo por hablarme, enseñarme, revelarte. Tú eres mi mejor Maestro, mi Ayudador.


4.- TESTIFICA

Cuán importante es compartir lo que Dios nos enseña. Podemos transmitir ánimo, fuerza, dirección, verdad....

Además si no compartimos, llega a estancarse. Me alegra la tecnología que me ayudada a compartir con otros lo que el Señor me enseña  y a su vez puedo aprender de ellos, 

Cuán tremendo es ser útil en las manos del Señor.

El amor genuino a Dios y su Palabra se tiene que ver en lo que hablamos. "De la abundancia del corazón habla la boca".

5.- CONTROLA TUS EMOCIONES

¿Cuál es el símbolo de tu riqueza? Para el salmista la mejor riqueza es "el camino de Sus testimonios". ¿Cuál es la pasión que te levanta, qué te mueve cada día? El salmista lo tenía muy claro.

No solo el enfoque está en la ley de Dios, sino que además, es el motivo de su gozo. ¿Cuál es el motivo de tu gozo?.
6.- MEDITA Y REGOCÍJATE

Spurgeon dijo "Ningún ejercicio espiritual es más provechoso para su alma que la meditación en la Palabra de Dios".

La palabra que se usa para considerar, quiere decir, "mirar con cuidado". No debemos solo meditar para saber más, sino para obedecer más y mejor.

Muchos leen libros de auto-ayuda para avanzar, crecer, vivir vidas victoriosa, pero el salmista encontró en la Palabra los mejores consejos de motivación personal.

Me encanta el versículo final, los caminos de Dios no son aburridos. Muchos jóvenes dejan de asistir a la iglesia, ¡¡¡¡¡¡se aburren!!!!!!!. Deberíamos hacerles ver, que podemos regocijarnos en los caminos del Señor.

7.- NO TE OLVIDES DE SUS PALABRAS

Aquellos que aman a Dios, disfrutan de sus palabras y no las olvidan.



Que Dios te bendiga.


<<= ir a estrofa anterior


#Dios #Biblia #Salmos #PromesasDeDios




Bibliografía:

Santa Biblia - Versión Reina Valera 1960
Comentario Bíblico Mattew Henry
Comentario Mundo Hispano - Salmos
El Tesoro de David - C.H. Spurgeon