lunes, 31 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:113-120

113 Los pensamientos vanos aborrezco; mas amo tu ley.
114 Mi escondedero y mi escudo eres tú: en tu palabra he esperado.
115 Apartaos de mí, malignos; pues yo guardaré los mandamientos de mi Dios.
116 Susténtame conforme á tu palabra, y viviré: y no me avergüences de mi esperanza.
117 Sosténme, y seré salvo; y deleitaréme siempre en tus estatutos.
118 Hollaste á todos los que se desvían de tus estatutos: porque mentira es su engaño.
119 Como escorias hiciste consumir á todos los impíos de la tierra: por tanto yo he amado tus testimonios.
120 Mi carne se ha extremecido por temor de ti; y de tus juicios tengo miedo.



domingo, 30 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:105-112

105 Lámpara es á mis pies tu palabra, y lumbrera á mi camino.
106 Juré y ratifiqué el guardar los juicios de tu justicia.
107 Afligido estoy en gran manera: oh Jehová, vivifícame conforme á tu palabra.
108 Ruégote, oh Jehová, te sean agradables los sacrificios voluntarios de mi boca; y enséñame tus juicios.
109 De continuo está mi alma en mi mano: mas no me he olvidado de tu ley.
110 Pusiéronme lazo los impíos: empero yo no me desvié de tus mandamientos.
111 Por heredad he tomado tus testimonios para siempre; porque son el gozo de mi corazón.
112 Mi corazón incliné á poner por obra tus estatutos de continuo, hasta el fin.



viernes, 28 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:89-96

89 Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos.
90 Por generación y generación es tu verdad: tú afirmaste la tierra, y persevera.
91 Por tu ordenación perseveran hasta hoy las cosas criadas; porque todas ellas te sirven.
92 Si tu ley no hubiese sido mis delicias, ya en mi aflicción hubiera perecido.
93 Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos; porque con ellos me has vivificado.
94 Tuyo soy yo, guárdame; porque he buscado tus mandamientos.
95 Los impíos me han aguardado para destruirme: mas yo entenderé en tus testimonios.
96 A toda perfección he visto fin: ancho sobremanera es tu mandamiento.



jueves, 27 de marzo de 2014

Estudio epístola de Santiago - Naciendo de nuevo por la Palabra Santiago 1:18


Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.
Santiago 1:18


Me gustaría ver y contestar algunas preguntas que me he hecho de este versículo.


Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:81-88

81 Desfallece mi alma por tu salud, esperando en tu palabra.
82 Desfallecieron mis ojos por tu palabra, diciendo: ¿Cuándo me consolarás?
83 Porque estoy como el odre al humo; mas no he olvidado tus estatutos.
84 ¿Cuántos son los días de tu siervo? ¿Cuándo harás juicio contra los que me persiguen?
85 Los soberbios me han cavado hoyos; mas no obran según tu ley.
86 Todos tus mandamientos son verdad: sin causa me persiguen; ayúdame.
87 Casi me han echado por tierra: mas yo no he dejado tus mandamientos.
88 Vivifícame conforme á tu misericordia; y guardaré los testimonios de tu boca.



miércoles, 26 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:73-80

73 Tus manos me hicieron y me formaron: hazme entender, y aprenderé tus mandamientos.
74 Los que te temen, me verán, y se alegrarán; porque en tu palabra he esperado.
75 Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justicia, y que conforme á tu fidelidad me afligiste.
76 Sea ahora tu misericordia para consolarme, conforme á lo que has dicho á tu siervo.
77 Vengan á mí tus misericordias, y viva; porque tu ley es mi deleite.
78 Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado: yo empero, meditaré en tus mandamientos.
79 Tórnense á mí los que te temen y conocen tus testimonios.
80 Sea mi corazón íntegro en tus estatutos; porque no sea yo avergonzado.




martes, 25 de marzo de 2014

Estudio epístola Santiago - Corrigiendo con la verdad 1:16-17

16 Amados hermanos míos, no erréis.
17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

En el estudio anterior vimos como Santiago estaba dejando claro a sus lectores que el problema del hombre que peca, está dentro de él y que no debía culpar entre otros a Dios, sino que debían comprender que su enemigo estaba dentro de ellos, (sus debilidades, naturaleza caída), y que debían enfrentarse a este problema desde dentro.

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:65-72

65 Bien has hecho con tu siervo, oh Jehová, conforme á tu palabra.
66 Enséñame bondad de sentido y sabiduría; porque tus mandamientos he creído.
67 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; mas ahora guardo tu palabra.
68 Bueno eres tú, y bienhechor: enséñame tus estatutos.
69 Contra mí forjaron mentira los soberbios: mas yo guardaré de todo corazón tus mandamientos.
70 Engrasóse el corazón de ellos como sebo; mas yo en tu ley me he deleitado.
71 Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos.
72 Mejor me es la ley de tu boca, que millares de oro y plata.




lunes, 24 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:57-64

57 Mi porción, oh Jehová, dije, será guardar tus palabras.
58 Tu presencia supliqué de todo corazón: ten misericordia de mí según tu palabra.
59 Consideré mis caminos, y torné mis pies á tus testimonios.
60 Apresuréme, y no me retardé en guardar tus mandamientos.
61 Compañía de impíos me han robado: mas no me he olvidado de tu ley.
62 A media noche me levantaba á alabarte sobre los juicios de tu justicia.
63 Compañero soy yo de todos los que te temieren y guardaren tus mandamientos.
64 De tu misericordia, oh Jehová, está llena la tierra: enséñame tus estatutos.



domingo, 23 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:49-56

49 Acuérdate de la palabra dada á tu siervo, en la cual me has hecho esperar.
50 Esta es mi consuelo en mi aflicción: porque tu dicho me ha vivificado.
51 Los soberbios se burlaron mucho de mí: mas no me he apartado de tu ley.
52 Acordéme, oh Jehová, de tus juicios antiguos, y consoléme.
53 Horror se apoderó de mí, á causa de los impíos que dejan tu ley.
54 Cánticos me fueron tus estatutos en la mansión de mis peregrinaciones.
55 Acordéme en la noche de tu nombre, oh Jehová, y guardé tu ley.
56 Esto tuve, porque guardaba tus mandamientos.



sábado, 22 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:17-24

17 Haz bien á tu siervo; que viva Y guarde tu palabra.
18 Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.
19 Advenedizo soy yo en la tierra: No encubras de mí tus mandamientos.
20 Quebrantada está mi alma de desear tus juicios en todo tiempo.
21 Destruiste á los soberbios malditos, que se desvían de tus mandamientos.
22 Aparta de mí oprobio y menosprecio; porque tus testimonios he guardado.
23 Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí: Mas tu siervo meditaba en tus estatutos.

24 Pues tus testimonios son mis deleites, y mis consejeros.


Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:25-32

25 Pegóse al polvo mi alma: vivifícame según tu palabra.
26 Mis caminos te conté, y me has respondido: enséñame tus estatutos.
27 Hazme entender el camino de tus mandamientos, y hablaré de tus maravillas.
28 Deshácese mi alma de ansiedad: corrobórame según tu palabra.
29 Aparta de mí camino de mentira; y hazme la gracia de tu ley.
30 Escogí el camino de la verdad; he puesto tus juicios delante de mí.
31 Allegádome he á tus testimonios; oh Jehová, no me avergüences.
32 Por el camino de tus mandamientos correré, cuando ensanchares mi corazón.



Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:41-48

41 Y venga á mí tu misericordia, oh Jehová; tu salud, conforme á tu dicho.
42 Y daré por respuesta á mi avergonzador, que en tu palabra he confiado.
43 Y no quites de mi boca en nigún tiempo la palabra de verdad; porque á tu juicio espero.
44 Y guardaré tu ley siempre, por siglo de siglo.
45 Y andaré en anchura, porque busqué tus mandamientos.
46 Y hablaré de tus testimonios delante de los reyes, y no me avergonzaré.
47 Y deleitaréme en tus mandamientos, que he amado.
48 Alzaré asimismo mis manos á tus mandamientos que amé; Y meditaré en tus estatutos.



viernes, 21 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:33-40

33 Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, y guardarélo hasta el fin.
34 Dame entendimiento, y guardaré tu ley; y la observaré de todo corazón.
35 Guíame por la senda de tus mandamientos; porque en ella tengo mi voluntad.
36 Inclina mi corazón á tus testimonios, y no á la avaricia.
37 Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en tu camino.
38 Confirma tu palabra á tu siervo, que te teme.
39 Quita de mí el oprobio que he temido: porque buenos son tus juicios.
40 He aquí yo he codiciado tus mandamientos: vivifícame en tu justicia.



martes, 18 de marzo de 2014

Estudio epístola de Santiago - Aflicciones en la concupiscencia 1:13-15

13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;
14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.
15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.


Desde el principio de los tiempos vemos cuan fácil y frecuente es culpar a otros por nuestras faltas. 

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:9-16

9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.
10 Con todo mi corazón te he buscado: No me dejes divagar de tus mandamientos.
11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.
12 Bendito tú, oh Jehová: Enséñame tus estatutos.
13 Con mis labios he contado Todos los juicios de tu boca.
14 Heme gozado en el camino de tus testimonios, Como sobre toda riqueza.
15 En tus mandamientos meditaré, Consideraré tus caminos.
16 Recrearéme en tus estatutos: No me olvidaré de tus palabras.





lunes, 17 de marzo de 2014

Excelencias de la ley de Dios - Salmo 119:1-8

1 Bienaventurados los perfectos de camino; Los que andan en la ley de Jehová.
2 Bienaventurados los que guardan sus testimonios, Y con todo el corazón le buscan:
3 Pues no hacen iniquidad Los que andan en sus caminos.
4 Tú encargaste Que sean muy guardados tus mandamientos.
5 Ojalá fuesen ordenados mis caminos A observar tus estatutos!
6 Entonces no sería yo avergonzado, Cuando atendiese á todos tus mandamientos.
7 Te alabaré con rectitud de corazón, Cuando aprendiere los juicios de tu justicia.
8 Tus estatutos guardaré: No me dejes enteramente.




Si quieres leer una meditación a los versículos:

- Versículo 1 Pulsa para leer
- Versículo 2 Pulsa para leer
- Versículo 3
- Versículo 4
- Versículo 5
- Versículo 6
- Versículo 7
- Versículo 8

miércoles, 12 de marzo de 2014

Estudio epístola de Santiago - Bendición para aquel que soporta bajo aflicción 1:12

Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

Santiago 1:12 RV1960

El versículo comienza con la palabra Bienaventurado, makarios, que significa feliz, dichoso, un gozo y satisfacción interior muy profundo.

viernes, 7 de marzo de 2014

Estudio epístola de Santiago - Gozo en las circunstancias Santiago 1:9-11


El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación;
10 pero el que es rico, en su humillación; porque él pasará como la flor de la hierba.
11 Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará el rico en todas sus empresas.

La Biblia Plenitud nos dice: "Tanto la pobreza como la prosperidad son ejemplos concretos de situaciones que ponen a prueba nuestra fe".

martes, 4 de marzo de 2014

Jesús oró por mí - Juan 17:20-21

Jesús oró por mí - Juan 17:20-21

Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. (S.Juan 17:20, 21 RVR60)

Leyendo en el club de lectura este evangelio, Dios me enfatizaba en el capítulo 15 que Él siempre ha querido que su pueblo fuera fructífero y que yo debía serlo. En el capítulo 16, que El Espíritu Santo vendría a la vida del creyente para ayudarlo en medio de dificultades, batallas espirituales. Hoy, en el capítulo 17, Jesús ha orado por sus discípulos, y en los versículos 20-26 va a orar por los nuevos creyentes. Estos versículos siempre me ha gustado. Dios me habla hoy que:

sábado, 1 de marzo de 2014

Estudio epístola de Santiago - Los recursos en la prueba 1:5-8


Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.
Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.
7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.
El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.


Si recordamos del post anterior, tenemos que ver las pruebas de la vida como oportunidades para ver a Dios, para prepararnos, perfeccionarnos. Pero ocurre muchas veces, que cuando estamos en medio de las pruebas, no sabemos qué está ocurriendo, estamos confusos y no sabemos para dónde ir. Dios quiere que te acerques a él. Dios quiere que sepas que el mayor recurso en la prueba está a tu alcance: LA ORACIÓN.  

En estos versículos vamos a ver algunos de los problemas por los cuales el hombre no se aprovecha de este recurso.